Nunca entendí por qué cuando moriste, no desapareciste, todo podría seguir de la forma en que solo tú no estarías allí. Siempre pensé que me gustaría que mi propia lápida estuviera en blanco. Sin epitafio y sin nombre. Bueno, en realidad, me gustaría que dijera ‘invención’.