El fascismo no es en sí mismo un nuevo orden social. Es el futuro que se niega a nacer.