Es un axioma, reforzado por toda la experiencia de los tiempos, que los que gobiernan industrialmente gobernarán políticamente.