Un día sin discusión es como un huevo sin sal.