Una noche, estaba sentado en el estudio de looping, y tuve la epifanía de que no me pagaban por mi actuación, por el amor de Dios, sino por mi posesión. Y a partir de entonces, se hizo evidente y mucho más fácil de manejar.