El racismo, en primer lugar, es un arma utilizada por los ricos para aumentar las ganancias que obtienen pagando menos a los trabajadores negros por su trabajo.