El trabajo del activista político implica inevitablemente una cierta tensión entre el requisito de que se adopte una posición sobre los problemas actuales a medida que surgen y el deseo de que las contribuciones de uno sobrevivan de alguna manera a los estragos del tiempo.