Creo que la clase política en Berlín no necesita ser supervisada y monitoreada por los servicios de inteligencia para saber lo que está pensando. Simplemente ve a almorzar con ellos, ve a cenar con ellos o lee los periódicos.