Especialmente en un mundo muy secular, siempre debemos enfatizar lo que es común en la religión cristiana.