Este enfoque multicultural, que dice que simplemente vivimos uno al lado del otro y vivimos felices unos con otros, ha fracasado. Totalmente fallido.