Hay logros de la integración europea que no se pueden regatear: por ejemplo, el principio de libre circulación y el principio de no discriminación.