Herr Schroder ha realizado dos campañas electorales, y lo está haciendo de nuevo ahora, al no decirle a la gente lo que realmente es necesario. Sigue evitando los temas difíciles e incómodos, aquellos que implican cambios y por tanto provocan discusiones.