La fortaleza de Alemania radica en gran parte en el hecho de que la República Federal es un centro industrial y una nación exportadora.