La solidaridad y la competitividad son las dos caras de una moneda europea.