Lo único que nos enseñó el sistema de Alemania Oriental fue que nunca deberíamos volver a hacerlo de esa manera.