Rusia no tiene nada: ninguna política o economía exitosa.