Si desea tener libre acceso al mercado único, debe aceptar los derechos fundamentales y las obligaciones que se derivan de él.