La doctrina de la obediencia ciega y la sumisión incondicional a cualquier poder humano, ya sea civil o eclesiástico, es la doctrina del despotismo y no debería tener cabida entre republicanos y cristianos.