La negación de nuestro deber de actuar en este caso es una negación de nuestro derecho a actuar, y si no tenemos derecho a actuar, entonces bien podemos ser llamados los esclavos blancos del Norte, porque como nuestros hermanos en la cárcel, debemos sellar nuestros labios en silencio y desesperación.