No he colocado la lectura antes que la oración porque lo considere más importante, sino porque, para orar correctamente, debemos entender por qué estamos orando.