¿Qué hombre o mujer de sentido común duda ahora de la capacidad intelectual de la gente de color? Quién no sabe, que con todos nuestros esfuerzos como nación para aplastar y aniquilar la mente de esta porción de nuestra raza, nunca hemos podido hacerlo.