Se nos manda amar a Dios con toda nuestra mente, así como con todo nuestro corazón, y cometemos un gran pecado si prohibimos o impedimos el cultivo de la mente en otros que les permitiría cumplir con este deber.