Cuando fui por primera vez a lugares donde la gente estaba sufriendo por la guerra y la persecución, me sentí avergonzado de mis sentimientos de tristeza. Pude ver más posibilidades en mi vida.