Cuando me vuelvo lógico y no confío en mis instintos, es cuando me meto en problemas.