En la generación de mi padre, el producto era el 80 por ciento de lo que estabas poniendo en el mundo y tu vida personal era el 20 por ciento. Ahora parece que el 80 por ciento del producto que saco son historias tontas, inventadas y lo que estoy usando.