Era extraño estar casado, perdías tu identidad. De repente eres la esposa de alguien. Y dices, ‘Oh, ahora soy la mitad de una pareja. Me he perdido.