Es una gran cosa estar embarazada: no necesitas excusas para orinar o comer.