¡Lo mejor de tener un grupo de niños es que simplemente te recuerdan que eres la persona que los lleva a hacer caca!