Me encantaba ser Maléfica. Me entristeció mucho dejar mi bastón y guardar mis cuernos porque, de alguna manera, ella simplemente vive en un mundo diferente.