Mi madre era madre a tiempo completo. No tenía mucho de su propia carrera, su propia vida, sus propias experiencias … todo era para sus hijos. Nunca seré tan buena madre como ella. Ella era la gracia encarnada. Ella fue la más generosa, cariñosa, es mejor que yo.