Nunca me gusta que me toquen, nunca. La gente solía decir que contenía la respiración cuando me abrazaban. Todavía lo hago.