Nunca pensé que tendría hijos, nunca pensé que estaría enamorado, nunca pensé que conocería a la persona adecuada. Habiendo venido de un hogar roto, aceptas que ciertas cosas se sienten como un cuento de hadas y simplemente no las buscas.