Si me hago el ridículo, ¿a quién le importa? No me asusta la percepción que nadie tiene de mí.