Sin dolor no habría sufrimiento, sin sufrimiento nunca aprenderíamos de nuestros errores. Para hacerlo bien, el dolor y el sufrimiento es la clave de todas las ventanas, sin él, no hay forma de vida.