Tuve una cesárea y la encontré fascinante. No me pareció un sacrificio ni tampoco una experiencia dolorosa. Me pareció un milagro fascinante de lo que puede hacer un cuerpo.