Yo pertenecía a la generación en la que la mayoría de las princesas de Disney y los personajes femeninos no eran niñas a las que admiraba. Simplemente no eran personajes a los que admiraba y con los que me identificaba.