Cuando salí de la escuela de actuación, tuve la suerte de haber conseguido cualquier trabajo. Mucha gente contrató actrices afroamericanas, fue justo después de ‘Roots’, y para la sociedad, no para mí, fue genial. La gente agradable, de piel oscura y rica, estaba de moda, y yo no.