Las ciudades pueden convertirse en entidades biológicas, paredes colgadas con cortinas de algas que brillan por la noche y secuestran carbono, y pisos hechos de material celular modificado que se fortalece como huesos cuando caminamos sobre él.