Los sistemas económicos suben y bajan como los imperios. Ese es el tipo de perspectiva que debemos adoptar si esperamos prosperar durante siglos en lugar de durante el próximo trimestre.