Creo que lo interesante de todo el asunto de los paparazzi es que, a menos que seas Brad Pitt o Madonna, puedes evitarlo. Sabes que cuando vas a una inauguración te fotografiarán, así que está bien. Y conoces los restaurantes que tienen paparazzi, así que no vas a ellos.