Para mí, los personajes idealizados son muy aburridos de interpretar, especialmente habiendo crecido en el teatro clásico. Esa es una gran experiencia, pero como mujer, especialmente, has interpretado a muchos personajes idealizados. Entonces, cuando tienes a alguien que tiene debilidades y fortalezas, eso es interesante.