Tener una vida fuera del cine es como oxígeno puro. Hace que el trabajo sea más valioso e informado.