Siempre he creído que el artista es quien tiene su pulso en la sociedad y quien, de muchas maneras, representa la conciencia de la sociedad en términos de estándares comprometidos con los que debemos vivir.