El remedio para el habla falsa es la verdad. Este es el curso ordinario en una sociedad libre. La respuesta a lo irracional es lo racional, a lo desinformado, lo ilustrado, a la mentira directa, la simple verdad.