Pero luego, en las novelas, el héroe más indiferente sale por fin. Algún dios sale de una nube teatral y le deja al pobre diablo diez mil al año y un título.