‘Control’ tenía mucho que ver con mi propia vida, y por eso parecía ser una película de la que podría ser el director, porque tenía un apego emocional a toda la historia. Y gracias a esa experiencia, siento que puedo probar otras películas. No me propuse convertirme en director.