El hombre no proviene de un óvulo, sino de un animálculo que se encuentra en el esperma masculino.