El deber de un historiador es simplemente comprender y luego transmitir ese entendimiento, nada más que eso.