Cuando la violencia es real y te alejas de ella, la violencia no empuja a la gente a intentar imitarla. A menudo, evitamos la violencia que nos hace estremecer, porque nos perturba. Y lo que nos incomoda y perturba no suele ser malo. Lo que nos perturba no nos hará imitar eso.