El 19 de abril de 1943, la conferencia de Bermudas se reunió, con la participación de representantes de Gran Bretaña y Estados Unidos, para discutir la salvación de los judíos de Europa. De hecho, los participantes hicieron todo lo posible para evitar lidiar con el problema.